Ovario poliquístico: ¿cuánto interfiere una nutrición adecuada?

El síndrome de ovario poliquístico es una enfermedad que lamentablemente no solo tiene consecuencias físicas para las mujeres que lo padecen, sino también psicológicas. Veamos en que consiste y cuánto puede interferir una dieta adecuada en su curso, junto con el nutricionista biólogo y dietista en Udine Mauro Meloni.

Cómo se ve el ovario poliquístico y qué lo causa

Antes de entender cuánto puede influir una dieta saludable en la tendencia positiva de esta patología, veamos qué es el síndrome de ovario poliquístico. También conocido como SOP, consiste en un trastorno metabólico (presente en el 5-10% de las mujeres) que conduce a muchos quistes ováricos, así como a desequilibrios hormonales y muy a menudo a la infertilidad femenina. Principalmente en pacientes obesos esta patología también puede presentarse con complicaciones relacionadas con la resistencia a la insulina o hipertensión arterial. Sin embargo, parece que la obesidad está presente en la mitad de las mujeres con ovario poliquístico. Sin embargo, se debe prestar mayor atención especialmente después del período de la menopausia en estas pacientes, cuando el riesgo cardiovascular aumenta considerablemente. Muy a menudo, el hiperandrogenismo también aparece en el SOP: una condición hormonal que hace que la imagen sea muy similar a la de un individuo masculino. En la práctica, la pituitaria comienza a producir demasiadas hormonas masculinas, lo que puede dar lugar a hirsutismo, ciclos menstruales irregulares o desaparición de los mismos, posible presencia de acné. Otros síntomas pueden incluir ansiedad, insomnio, depresión, piel más oscura en las áreas axilares, nuca y codos.

Cómo curar: qué terapias prescribe el médico.

Ante estos síntomas es necesario contactar con un médico especialista (ginecólogo y endocrinólogo) que podrá orientarle sobre las investigaciones específicas a realizar. Una vez que se determina el síndrome de ovario poliquístico, entoncesla curación debe dirigirse hacia dos direcciones: una farmacológica y la otra alimentaria. El tratamiento nunca es único para todos los pacientes, sino que debe personalizarse según el cuadro clínico de cada uno. Sin embargo, en general, los ciclos de anticonceptivos hormonales (estrógeno-progestina) se prescriben contra el acné y el hirsutismo y contra las irregularidades menstruales, a veces en combinación con medicamentos que contrarrestan los andrógenos. En ocasiones el médico puede prescribir metformina, en caso de resistencia a la insulina, y tratamientos para uso local, es decir, para aplicar sobre la piel.

Que tan importante es la nutricion

Una nutrición adecuada y dirigida juega un papel fundamental en el correcto manejo del síndrome de ovario poliquístico. En primer lugar, elimina el sobrepeso y la obesidad, reduce la hipertensión arterial y la resistencia a la insulina, mejora significativamente cualquier esteatosis hepática de origen no alcohólico. Una dieta correcta en este sentido se desarrolla en varios puntos:

  • Disminución de la ingesta de calorías. De esta forma se producirá una pérdida de peso corporal que corregirá varios parámetros. La pérdida de grasa y tejido adiposo también regula la hormona insulina. Luego mejoran los parámetros relacionados con el colesterol, los triglicéridos y las transaminasas.
  • Reducción de carbohidratos simples por debajo del 15% del ingreso diario total. Los azúcares simples provocan picos glucémicos y, además de empeorar el SOP, predisponen a la diabetes y la inflamación intestinal.
  • Mayor consumo de cereales integrales: aportan sales minerales y vitaminas del grupo B, y además son ricas en fibras, que permiten una absorción más lenta de los niveles glucémicos inducidos por los carbohidratos.
  • Muchas verduras y legumbres, algo de fruta e integración con omega3 e inositol. Las legumbres y verduras nunca deben olvidarse para contrarrestar el SOP, ya que tienen muchos beneficios metabólicos y son excelentes antioxidantes. Lo mismo ocurre con los omega 3, ácidos grasos poliinsaturados (presentes en pescados y frutos secos) que sirven para contrarrestar las enfermedades cardiovasculares. Finalmente, la suplementación con inositol ha dado resultados clínicos muy alentadores en la mejora del síndrome de ovario poliquístico, también en los síntomas asociados a la fertilidad y aspectos psicológicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *