Qué comer para fortalecer los huesos: consejos para una dieta eficaz

El tejido que forma los huesos está “vivo” y puede debilitarse con el paso de los años. En primer lugar, para estar sano hay que “usarlo”, por eso el primer aliado de tus huesos es el movimiento. Es fundamental una nutrición adecuada que te ayude a prevenir la osteoporosis, lesiones o fracturas. El cuidado y la atención deben darse desde la niñez y la adolescencia, que son los períodos más críticos para el desarrollo esquelético en los que se definirá el pico máximo de masa ósea: es en estas fases donde necesitas abastecerte que te servirá a lo largo de tu vida. !

Los principales elementos nutricionales para la construcción, mantenimiento y fortalecimiento de los huesos son el calcio y la vitamina D que, a su vez, es fundamental para la absorción intestinal del calcio ingerido. Una dieta equilibrada incluye una correcta ingesta de calcio a través de alimentos específicos y su asociación o no con otro tipo de alimentos que pueden favorecer o dificultar su absorción. Si no obtienes suficiente calcio, este mineral estará escasamente disponible en la sangre y por tanto tu cuerpo acabará obteniéndolo de los huesos que, con el tiempo, pueden quedarse sin suministros con mayor fragilidad y riesgo de osteoporosis.
En el caso de que este nutriente en particular no se tome en la cantidad adecuada con una dieta, la ingesta de complementos alimenticios de calcio y vitamina D es muy útil, estos productos están fácilmente disponibles comprándolos en la farmacia local o en el comercio electrónico farmacéutico. como https://www.efarma.com/ensure-nutrivigor-vaniglia-400g.html

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una sustancia indispensable para la salud ósea y el sistema inmunológico. Conocido sobre todo por su papel en la formación y mantenimiento de huesos y masa dental sanos, en realidad también es necesario para regular muchas otras funciones de nuestro organismo. Para ser precisos, en la naturaleza existen en dos variantes de esta vitamina. Vitamina D2, que se encuentra principalmente en los hongos; y vitamina D3, que es sintetizada por la piel tras la exposición a la luz solar. Si necesita ingerir los alimentos adecuados para cumplir con el requerimiento diario recomendado de vitamina D2, 15 minutos al día de exposición al sol son suficientes para producir la cantidad de vitamina D3 necesaria para el buen funcionamiento del organismo.

¿Para qué se utiliza la vitamina D?

La ciencia ha demostrado que la vitamina D es esencial para la mineralización adecuada de los huesos y los dientes durante el crecimiento y para mantener una masa ósea adecuada y la integridad del esmalte durante la vida adulta. No solo eso: ayuda a mantener niveles normales de calcio en la sangre, regulando su almacenamiento en el organismo, y al mismo tiempo evitando que se deposite en otros tejidos del cuerpo, como los riñones, arterias o cartílagos óseos, donde podría provocar disfunciones y patologías graves. Esta función es realmente importante, ya que el papel del fútbol también es fundamental.
para asegurar la contracción adecuada del corazón y otros músculos del cuerpo. Finalmente, la vitamina D también contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunológico, trabajando para la prevención y protección de infecciones.

¿Qué es la deficiencia de vitamina D?

La vitamina D también es una vitamina muy importante porque regula el metabolismo del calcio y es útil en la calcificación de los huesos.

Por tanto, su deficiencia puede provocar:

  • Raquitismo
  • Deformaciones óseas de diversos tipos.
  • Osteomalacia
  • Dientes débiles y vulnerables a la caries.

Pero, ¿cuándo ocurre una deficiencia de vitamina D? Dado que la mayor parte de la vitamina D se sintetiza cuando la piel está expuesta a los rayos del sol, la deficiencia puede deberse a comportamientos que impiden que el sol irradie a nuestra piel, como:

  • Siempre estar demasiado vestido
  • Usar protectores solares demasiado altos
  • Permanecer en el interior durante muchas horas.

También existen comportamientos poco saludables que llevan a la pérdida de esta vitamina, como el abuso de alcohol o el consumo de drogas. El uso de ciertos medicamentos también afecta la cantidad de este micronutriente almacenado en el hígado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *