Crisis de pareja tras el nacimiento de un hijo: causas y remedios

Allí nacimiento del primer hijo es un evento extraordinario para una pareja, a menudo la realización de un sueño y un deseo que se ha cultivado durante mucho tiempo. A pesar de esto, sin embargo, también se trata de importante punto de inflexión que cambia significativamente el vida para dos. De repente, te encuentras siendo padre y madre, con obligaciones, responsabilidades y nuevos ritmos, inspirado en las necesidades del niño.

La retórica del feliz acontecimiento tan esperado choca con una realidad más compleja de lo que estamos acostumbrados a pensar y contar. Convertirse en padres De ninguna manera es algo simple y, a menudo, esta delicada fase de transición puede poner a una pareja en crisis. Es un momento de profunda dificultad para los socios, que ven roto el equilibrio sobre el que se llevó a cabo el informe hasta ese momento.

Cómo cambia la relación cuando nace un bebé

En el momento en que te conviertes en padre incluso las parejas más experimentadas son puestas a prueba. Todo cambia, nada puede ser exactamente igual que antes. El recién nacido es una criatura pequeña e indefensa que depende totalmente de los padres para poder sobrevivir. Necesita ser alimentado, cuidado, cuidado, protegido y consolado porque no puede cuidar de sí mismo. Todo esto, por supuesto, implica una enorme inversión de energía y tiempo, recursos materiales y emocionales. La pareja no puede evitar adaptarse a nuevos ritmos, teniendo que dar cabida a esta nueva vida que exige un cariño y una atención constantes.

Hay que dejar de lado los viejos hábitos para adquirir otros nuevos.

Es inevitable que el la relación debe sufrir una transformación para encontrar un nuevo equilibrio. Se deben reorganizar las relaciones, tareas y funciones. Los dos socios ahora tienen que asumir un nuevo papel, el de padres, padre y madre.

La dificultad de tener tres años: padre, madre e hijo

Los primeros meses después del nacimiento del bebé son los más difíciles, uno real momento de transición. A menudo, los socios tienen dificultades paraaceptar el papel de los padres sin descuidar a tu pareja o pareja. Una de las situaciones más comunes es cuando el la madre está totalmente dedicada al niño, cuidándolo física y emocionalmente y excluyendo al padre de esta relación privilegiada.

La pareja puede comenzar a sentirse excluida mira a su hijo casi como un rival, que absorbe por completo las atenciones de la pareja. Pueden surgir sentimientos de celos y una sensación de insuficiencia con respecto al papel de uno. La dimensión romántico-erótico y el de complicidad dejan demasiado espacio para el tamaño del soporte de manera que el esposo o pareja pasa de ser un amigo y amante a un simple soporte. Todo esto repercute seriamente en la calidad de la relación y en la intimidad, generando una crisis de pareja.

Para escapar de esta trampa es importante que el pareja trabaja en sinergia y que los dos socios puedan apoyarse mutuamente, haciéndose intercambiables en el cuidado del niño. El nuevo papá debe poder entablar una relación con el bebé, cambiarle el pañal, mecerlo, darle el biberón, responder a sus necesidades con atención y amabilidad. De esta forma, la pareja puede redescubrir su complicidad incluso en la nueva dimensión familiar.

ESser padres y seguir siendo pareja

También es fundamental que la pareja pueda forja momentos para ti. Cuando nos convertimos en padres, a menudo olvidamos que también somos hombres y mujeres, socios de una relación de dos personas que no debería desaparecer. Después de la llegada de un bebé, muchas parejas tienen dificultades para seguir teniendo una vida sexual normal. En las mujeres, los cambios hormonales y físicos relacionados con el parto inducen una disminución fisiológica del deseo. El cuerpo ha estado sometido a un estrés severo, se necesita tiempo para que recupere la funcionalidad completa, también debido al bajo nivel de estrógeno que causa sequedad vaginal y por lo tanto dolor al penetrar. Además, también hay un componente psicológico que afecta al predisposición a tener relaciones con la pareja.

El embarazo transformó el cuerpo y la mujer puede sentirse incómoda, menos atractivo y sensual para la pareja.

Incluso para un hombre, tener un hijo puede afectar profundamente la vida erótica y los impulsos sexuales. Esto se deriva, desde el punto de vista biológico, de un reducción de la testosterona circulante, y desde el punto de vista psicológico y emocional por los cambios en la relación, por el sentimiento de desatención o rechazo, por la falta de complicidad, por tendencia a ver a la pareja más como una madre que como amante. El hombre también puede sufrir diversas dolencias como disfunción eréctil o eyaculación precoz.

Reactivar el deseo es fundamental para evitar uno crisis que proviene de la frustración y la falta de realización mutua. Es importante encontrarse y reavivar lentamente la atracción, que es una parte integral de la relación, permitiéndose tiempo para usted y como pareja. Las caricias, los mimos, los besos y la cercanía física son las primeras manifestaciones de la intimidad.

Salir a cenar de vez en cuando, delegar el cuidado del niño en los abuelos u otra persona de confianza, tomar un baño caliente juntos, dedicar pequeñas atenciones, son todas medidas que dan nueva vida a la intimidad de la pareja. Se necesita paciencia y atención, la capacidad de escuchar a los demás y sus necesidades.

Cómo evitar una crisis de pareja al nacer un hijo

Convertirse en padre es un evento disruptivo, que altera el equilibrio y a menudo provoca el colapso de las certezas y los puntos de referencia. Por ello, para evitar que un acontecimiento feliz y esperado se convierta en el detonador de una crisis de pareja siempre es oportuno prepárate cuidadosamente, llegue preparado para el nacimiento del bebé. UN camino de entrenamiento para padres y apoyo para la crianza con un psicólogo o un terapeuta experimentado, permite la prevención y brindar a los dos socios que eligen tener un hijo juntos. información y herramientas que necesitan para afrontar juntos la nueva realidad a la que se enfrentan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *