¿Cuáles son los pasos a seguir para prevenir Candia Albicans?

Candida Albicans es un patógeno saprofito que pertenece a la clase de hongos; estos son microorganismos infecciosos que colonizan algunas partes del organismo cuando existe una deficiencia del sistema inmunológico.

Las micosis son enfermedades extremadamente extendidas que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, por lo general no son graves, pero sí muy molestas y sobre todo tienden a cronificarse.

Que es eso Candida albicans

Candida Albicans es un organismo saprofito que habitualmente vive en la mucosa de la pared intestinal de muchos sujetos sanos, ya que no produce síntomas hasta que se agudiza por deficiencias inmunes.

Se considera un parásito “oportunista” ya que se vuelve patógeno cuando el sustrato que se encuentra ya no es capaz de contrarrestar su presencia.

Más del 80% de los individuos sanos hospedan este microorganismo a nivel de la mucosa orofaríngea, en la mucosa gástrica e intestinal y en las membranas mucosas de los órganos genitales.

Desde un punto de vista bioquímico, Candida Albicans pertenece a la clase de levaduras, hongos que participan en la digestión de los carbohidratos.

Por esta razón, el parásito a menudo se multiplica después de la ingestión de alimentos azucarados, pero es contrarrestado por el sistema inmunológico.

Por otro lado, cuando el huésped se encuentra en una fase de debilidad orgánica, puede desarrollarse un trastorno llamado candidiasis.

¿Qué se entiende por candidiasis?

En relación con la muy alta presencia de Candida Albicans en organismos vivos, la incidencia de candidiasis es muy baja; esta condición ocurre cuando se establece una infección sintomática.

La candidiasis es una micosis que comprende formas más ligeras con localización cutánea o mucosa y formas más graves con diseminación generalizada a todo el organismo.

Los principales síntomas de este trastorno dependen del tipo de ubicación del parásito e incluyen:

  • enrojecimiento y picazón intensa de la pared vaginal;
  • balanitis en el órgano masculino;
  • dolor en el pene y la vagina durante las relaciones sexuales;
  • producción de secreciones purulentas en los órganos sexuales;
  • flujo vaginal
  • síndromes eritematosos del meato urinario;
  • enrojecimiento e hinchazón de la lengua;
  • ardor generalizado en la cavidad bucal;
  • disfagia
  • lengua cubierta con una pátina blanquecina;
  • gingivitis pálida;
  • glositis (lengua hinchada).

El síntoma más característico está representado por la presencia de manchas blanquecinas en la mucosa inflamada, que tienen un aspecto similar al de la leche cuajada.

1- Candidiasis oral (aftas)

Cuando la candidiasis afecta la mucosa oral, se llama “aftas”; es una patología particularmente extendida en recién nacidos, ancianos e inmunodeprimidos, debido al compromiso de su sistema inmunológico.

Suele aparecer tras un tratamiento prolongado con antibióticos que, por su acción bactericida, también pueden eliminar la flora bacteriana simbiótica beneficiosa del organismo.

En estas condiciones, Candida Albicans no es contrarrestada por ningún agente protector y puede colonizar las membranas mucosas.

Su presencia afecta considerablemente la nutrición ya que el ardor, generalmente combinado con dolor, se agudiza con el paso del material alimenticio ingerido.

Esta situación es particularmente peligrosa en el recién nacido que rechaza la comida o en los ancianos que pueden experimentar episodios de caquexia.

Las placas blanquecinas presentes en diversas áreas de la lengua y la cavidad oral consisten principalmente en leucocitos (glóbulos blancos), células epiteliales de exfoliación y aglomerados celulares de Candida Albicans.

2- Candidiasis urogenital

En este caso, la localización del patógeno ocurre en las membranas mucosas de la vagina femenina o el glande masculino, que aparecen enrojecidas, dolorosas, con picazón y con frecuencia tienen lesiones.

Las relaciones sexuales entre personas infectadas representan la vía de contagio preferencial, ya que Candida Albicans se transmite por contacto directo.

3- Cadidosis de uñas y sistema tegumentario

Candida Albicans puede localizarse a nivel del borde de la uña provocando perionisis, un trastorno particularmente molesto y difícil de resolver.

Si la candidiasis ocurre en toda la superficie de la uña (onissi), esta aparece amarillenta y opaca, con áreas que tienden a elevarse.

Si el parásito coloniza el sistema tegumentario, suele ser CMC (Candidiasis Mucocutánea Crónica), que consiste en un trastorno muy resistente a las terapias farmacológicas.

Este tipo de parasitosis permanece confinado a las partes superficiales del organismo y no involucra las membranas mucosas de las vísceras.

4- Otros posibles sitios de candidiasis

Como consecuencia de los episodios inmunosupresores, la candidiasis puede manifestarse en otras partes del cuerpo, a saber:

– sistema respiratorio;

– corazón, en caso de endocarditis en curso, cuando la colonización afecta los colgajos de las válvulas cardíacas;

– alimentación parenteral por goteo;

– colocación de catéteres para drenaje;

– diseminado en el flujo circulatorio debido al déficit granulocítico.

Cómo lidiar con la candidiasis

Dado que se trata de una patología extremadamente multifacética, que afecta a diferentes partes del cuerpo y que se manifiesta de forma muy diferente, el requisito fundamental para establecer un esquema terapéutico eficaz es realizar un diagnóstico correcto.

Habitualmente, tras una cuidadosa historia, se procede a analizar un hisopo biológico (faríngeo o vaginal) para resaltar con certeza la presencia del agente infeccioso.

Posteriormente, los fármacos antifúngicos se utilizan en formulaciones tópicas (para uso dermatológico) u orales (para uso sistémico).

1- Terapias farmacológicas

Para uso tópico se suelen utilizar fármacos antifúngicos azólicos, como clotrimazol, miconazol y nistatina, estos son principios activos que ofrecen una buena respuesta clínica.

Por vía oral, se utilizan principalmente ketoconazol, fluconazol e itraconazol.

Para infecciones sistémicas, se prescriben nistatinas y anfotericina.

2- Prebióticos

Los fermentos lácticos se consideran un soporte necesario para contrarrestar la candidiasis, ya que aseguran la máxima eficiencia del bioma intestinal.

3- Vitaminas

Un aumento en la ingesta de vitaminas mediante la ingesta de suplementos multivitamínicos es siempre un apoyo válido para fortalecer las defensas inmunológicas del organismo.

¿Cuáles son los pasos a seguir para prevenir Candida Albicans?

1- Fuente de alimentación

Un esquema nutricional correcto es extremadamente eficaz para prevenir la aparición de candidiasis.

Una dieta dirigida contra el patógeno tiene como objetivo prevenir su proliferación restando nutrientes que podrían garantizar su supervivencia.

Además, a través de la dieta, también es posible fortalecer el sistema inmunológico del huésped para asegurar una reactividad efectiva hacia el microorganismo.

– Comidas que se deben evitar

Los alimentos a evitar son las levaduras, los azúcares y las bebidas alcohólicas; después, frutas especialmente dulces, cereales, bebidas alcohólicas (especialmente cerveza), alimentos ricos en conservantes, pan y productos horneados con levadura, quesos duros y curados, alimentos ahumados.

– Alimentos para consumir

El yogur sin azúcar, todos los productos prebióticos, el miso y el kéfir, el ajo y la cúrcuma son muy útiles para prevenir esta dolencia.

Se permiten carnes desgrasadas, huevos, quesos frescos, arroz integral y verduras cocidas o crudas, previamente lavadas.

2- Suplementos

Entre los suplementos más utilizados en la prevención de Candida Albicans se encuentran: ácido sórbico y sorbatos, ácido caprílico, inulina, FOS y todas las fibras solubles, como linaza, pectina, goma guar y semillas de psyllum.

3- Fitoterapia

Se recomiendan numerosos aceites esenciales para evitar la candidiasis; entre estos se encuentran el aceite de orégano, tomillo y menta; algunos medicamentos adaptógenos como la equinácea; sustancias carminativas y colagogas; extractos de hinojo, anís y comino; principios activos antiinflamatorios como el propóleo.

El eleuterococo también mostró una actividad preventiva eficaz, especialmente en sujetos inmunosuprimidos.

4- Ácido caprílico

El ácido caprílico pertenece a la categoría de ácidos grasos saturados no esenciales de cadena media (ocho átomos de carbono), extraídos del coco.

Es un muy buen remedio antifúngico, especialmente contra Candida Albicans.

Su mecanismo de acción consiste en intervenir a nivel del componente lipídico de la membrana de los microorganismos provocando su muerte.

En presencia de candidiasis, este compuesto actúa sobre la membrana celular del hongo impidiendo su proliferación.

El ácido caprílico está contenido en la leche sin fermentar y los productos lácteos, pero especialmente en los aceites esenciales que se pueden tomar en forma de complementos alimenticios.

Son preparaciones formuladas como cápsulas de gel blando, para tomar de forma regular y con las dosis recomendadas en el envase.

5- Ácido sórbico

El ácido sórbico es un compuesto natural utilizado en la industria alimentaria como conservante (E200) absolutamente inofensivo y libre de efectos secundarios.

Al estar dotado de notables propiedades antifúngicas, se recomienda en la prevención de la candidiasis.

En la naturaleza está disponible en algunas frutas, como ciruelas y manzanas y especialmente en el serbal, de donde toma su nombre.

También está formulado en complementos, muchas veces asociado a otros principios activos, como el ácido benzoico, con el que tiene una probada actividad sinérgica.

Para prevenir la candidiasis es útil tomar cápsulas de ácido sórbico de liberación controlada, también asociado a la fibra dietética, como el psyllum.

De esta forma el compuesto consigue permanecer dentro del gel de fibras hidratadas para evitar ser absorbido en el intestino delgado.

6- Infusiones preventivas contra Candida Albicans

Usando preparaciones a base de hierbas es posible obtener una acción preventiva contra la candidiasis sin cansar el cuerpo; de hecho, son preparaciones completamente naturales.

Normalmente se utilizan las siguientes plantas:

– absenta, solo las partes herbáceas;

– flores de tilo;

– hojas de milenrama;

– hojas de romero;

– Hojas de salvia;

– hojas de menta.

El conjunto de estos principios activos vegetales garantiza un efecto fitoterápico desinfectante frente a numerosos hongos, entre ellos Candida Albicans.

Sin embargo, estas preparaciones deben ir acompañadas de otros remedios para garantizar una prevención completa contra la aparición de candidiasis.

Pueden ofrecer una alternativa agradable a los medicamentos tradicionales, ya que no provocan efectos secundarios y no tienen contraindicaciones.

Por tanto, para prevenir Candida Albicans es necesario actuar en varios frentes ya que, al ser una enfermedad “oportunista” que surge cuando el organismo se encuentra debilitado por otras causas, requiere un tratamiento multifactorial extremadamente focalizado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *