El expansor palatino para niños: por qué elegir los muebles

Que es el expansor palatino y para que sirve

El expansor palatino es un dispositivo médico dental que se utiliza para ensanchar el arco superior de la boca con el objetivo de alinear los dientes superiores con los inferiores de forma correcta y adecuada. Es un dispositivo que ejerce presión sobre los dientes posteriores, molares y premolares, y se aplica principalmente entre los 5 y los 14 años.

Período considerado mejor para la expansión del paladar. Generalmente se recomienda utilizar este dispositivo cuando:

  • se diagnosticó la “picadura inversa”. Este término se refiere a cuando la mandíbula superior es más estrecha que la inferior. Gracias al expansor será posible mejorar la alineación de los dos arcos, para evitar futuros problemas también.
  • se ha verificado el apiñamiento dental. Es decir, muy poco espacio para los dientes definitivos, gracias a la acción del expansor se creará el espacio necesario.
  • el crecimiento de un diente se produce por el espacio limitado y por tanto el ensanchamiento de la arcada superior permite recuperar el espacio que se necesita.
  • es evidente que existe una dificultad para respirar nasal. De hecho, si el arco superior es estrecho provoca la imposibilidad de respirar adecuadamente por la nariz. Gracias al expansor, el pequeño cliente podrá volver a respirar tranquilamente por la nariz, evitando inhalar bacterias sin filtrar.

El expansor palatino está hecho a medida de la boca y las características de cada paciente. Está formado por dos mitades unidas por una placa central en la que se coloca un tornillo. Para que este dispositivo funcione, es necesario girar este tornillo con una llave especial (según la prescripción de su dentista) siguiendo intervalos específicos. Es una operación que se realiza cómodamente en casa y los controles son programados por su dentista.

De esta forma los dos arcos, con el tiempo, sí se alineará. Generalmente, las verificaciones se realizan cada 7-14 días (en el primer período) para verificar el progreso de la situación y el dispositivo normalmente se mantiene durante aproximadamente 6 meses (tiempo suficiente para la corrección). Un elemento fundamental es el factor tiempo que, si se aplica a la edad adecuada, el tratamiento será eficaz y eficiente. Para verificar el correcto funcionamiento del dispositivo es la aparición de un espacio, llamado diastema, entre los incisivos centrales superiores.

Esto siempre despierta cierta preocupación en los padres, pero en realidad sirve para entender cuánto está funcionando el tratamiento. La edad temprana le permite al dentista corregir apropiadamente el problema ya que la estructura ósea y esquelética aún no ha alcanzado la madurez, por lo que facilita la corrección. Además, intervenir oportunamente con esta metodología de corrección facilita enormemente la expansión del paladar. A veces, es necesario esperar unos días hasta que el niño se acostumbre a la presencia de dicho dispositivo. Algunos informan que no sienten ninguna molestia ni dolor, mientras que otros han manifestado que sienten una sensación de presión que va desde la raíz de la nariz hasta los incisivos superiores. En cualquier caso se trata de un “malestar” destinado a desaparecer en poco tiempo. Pasados ​​unos días desde la activación del expansor palatino, comenzarás a notar un espacio entre los incisivos, que desaparecerá de forma completamente natural después de casi 30 días.

Obviamente dividir el dos partes del paladar requiere tiempo y fuerzas lentas y constantes durante aproximadamente quince días. Otro elemento importante es la limpieza del dispositivo que debe realizarse de forma regular y escrupulosa para apoyar el éxito de la terapia.

El expansor palatino para niños: ¿es mejor el fijo o el móvil?

Hay dos tipos de expansores palatinos: el reparado y el móvil.

Esos mobiliario, o también conocidas como “placa de Schwartz”, no son las favoritas de los dentistas y dentistas, ya que no se dedican a modificar la estructura ósea subyacente, sino que intentan corregir la mordida cruzada empujando los dientes hacia afuera.

La expansores palatinos rápidos (ERP) o más conocidos como expansores palatinos fijos, actúan sobre el esqueleto óseo y se fijan a los dientes superiores y se aplican al paladar, con una duración que varía de 8 a 12 meses. En este larguísimo período de tiempo, el dispositivo actúa agrandando paulatinamente el ancho del paladar caracterizado por dos mitades aún no calcificadas entre sí, corrigiendo una serie de problemas. Por ejemplo, maloclusión o apiñamiento dental. Como se mencionó anteriormente, el factor tiempo es muy importante ya que en los niños los huesos aún no están fusionados y por lo tanto una corrección de este tipo es mucho más fácil.

Como el niño crece y supera la edad adecuada para este tratamiento, este último podría resultar peligroso e ineficaz debido a la fusión total de la sutura palatina. Normalmente esto ocurre alrededor de los 12/13 años en las niñas y los 13/14 años en los niños. Estrictamente hablando, algunos dentistas y dentistas prefieren comenzar el tratamiento lo antes posible, incluso alrededor de los 5/6 años. El expansor palatino, en cambio, nunca se aplica en adultos ni en ningún caso en adolescentes salvo que se hayan realizado pruebas precisas para actuar.

De hecho, a través de un radiografía de muñeca y de pero no, se podrá comprobar que la sutura está abierta y por tanto poder actuar. En conclusión, es evidente que laexpansor palatino para niños más adecuado es el fijo que aporta más beneficios que el móvil. ¿A qué edad se debe colocar el expansor palatino? Como se describió anteriormente, el factor tiempo y edad son muy importantes de hecho se recomienda intervenir entre los 5 y 8 años. En primer lugar porque el paladar aún no está fusionado en uno como en los adultos, sino que está formado por dos mitades que se van acercando cada vez más, pero que se pueden separar fácilmente y sin complicaciones ni problemas. Hasta los 4/5 años la estructura palatina está formada íntegramente por cartílago, alrededor de los 5/6 años el proceso de calcificación comienza lentamente y terminará alrededor de los 12/14 años. En adultos, sin embargo, no se recomienda y no se aplica ya que el expansor palatino rápido actuaría sobre la expansión de los dientes en lugar del paladar. Si la cirugía se realiza en el momento oportuno y con las modalidades adecuadas, en unos días se obtendrá el ancho deseado, obviamente siguiendo con atención las instrucciones del odontólogo y el odontólogo.

El tiempo que el aparato tendrá que permanecer en su lugar puede variar, en función de las necesidades del paciente, y esto permitirá que el hueso reorganice el espacio para asegurar la redistribución de los dientes en el espacio que se habrá creado. Dada la corta edad de los pacientes, el aparato podría causar algunas molestias o dolor, especialmente al girar el tornillo o al masticar.

Pero no solo eso, podría haber episodios de migraña o hemorragias nasales, pero en cualquier caso todos factores transitorios y no preocupantes. La momento mas delicado es difícil es la que sigue inmediatamente a la instalación del aparato y en cada activación (es decir, cada vuelta de tornillo, molesta ya que se ejerce una presión leve pero perceptible). Pero, ¿qué se entiende exactamente por activación? Cuando el dentista habla de activación, es bueno saber que este término significa hacer que el tornillo dé 1/4 de vuelta mediante el uso de una llave especial. Cada cuarto de vuelta corresponde a 0,24 mm de expansión y de esta forma el expansor palatino permanece constantemente activo ejerciendo esas fuerzas constantes y lentas.

Después de instalar el aparato, el primero en realizar las activaciones es el dentista y suele realizar cuatro en una hora en su consultorio. La siguiente fase depende del progenitor que realizará esta acción dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, desde el segundo día desde la instalación hasta el decimoquinto. Basta enganchar la llave en el tornillo y girar un cuarto de vuelta siguiendo la dirección de la flecha que apunta hacia el interior.

Hay algunos precauciones en este sentido y son:

  • recuerde realizar dos activaciones al día, una por la mañana y otra por la noche, completando el cuarto de vuelta cada vez
  • para evitar que la llave se caiga accidentalmente en la boca, utilice un cordón o cable para evitar que esto suceda
  • anotar en una hoja a modo de recordatorio el número máximo de activaciones y al lado de las que se han realizado para mantener la situación bajo control
  • el tornillo debe estar siempre limpio
  • Informe de inmediato a su dentista sobre cualquier problema o complicación.
  • anímate si después de 2/5 días aparece el espacio (llamado diastema) entre los incisivos centrales superiores.

Para asegurar la efectividad de este tratamiento, es importante contactar a un profesional, capaz de estudiar detenidamente el caso y encontrar la solución más adecuada. Cada paciente es único y tiene sus propias características y necesidades, por estas razones los expansores palatinos deben estar hechos a medida y una vez instalados, el profesional debe brindar a los padres o tutores un programa detallado a seguir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *