Influencia y fatiga física: recuperamos fuerzas y recuperamos energía

¿Estamos agotados por los síntomas de la gripe? ¿Cómo afrontar una inevitable caída de energía? La fatiga es bastante común en caso de gripe. Esta molesta condición viene como una sensación de agotamiento y agotamiento. Veamos cómo afrontar esta situación con suplementos para el cansancio físico y algunos consejos útiles.

Gripe y fatiga física: ¿qué síntomas?

Allí fatiga es bastante común durante la gripe y puede durar días, incluso después de que desaparezcan los síntomas de la gripe. Esto se debe a que el sistema inmunológico se enfrenta al virus de la gripe. En una condición de agotamiento general, pueden surgir estos síntomas:

  • Fatiga y reducción de la fuerza muscular;
  • Resiliencia lenta;
  • Falta de concentración y atención;
  • Lapsos de memoria y dolores de cabeza.
  • Agotamiento y apatía;
  • Somnolencia diurna.

Después de la gripe es difícil sentirse inmediatamente en forma y listo para comenzar sus días nuevamente. Especialmente si tuviéramos fiebre alta y otra típicamente síntomas de la gripe, como dolores musculares, dolores de cabeza, resfriados y tos severos, la debilidad y el cansancio pueden continuar durante algunos días. No te preocupes: nuestro cuerpo se está recuperando y es muy fácil sentirse cansado y sin energía.

¿Qué otras condiciones pueden causar cansancio y agotamiento?

No es raro acusar fatiga durante la gripe y en la convalecencia. Además de estas condiciones, otros factores pueden provocar un estado general de fatiga. Excluyendo causas de carácter patológico, aquí en que otras circunstancias podemos sentirnos impotentes:

  • Tiempos desafiantes y estresantes: trabajo, intensas sesiones de estudio, motivos personales, apilamiento de plazos, entregas a cumplir y metas a alcanzar;
  • Actividad deportiva intensa: la realización de sesiones deportivas muy intensas o prolongadas puede debilitar las reservas de energía del organismo, provocando cansancio y agotamiento, especialmente si no dedicamos tiempo al calentamiento y enfriamiento;
  • Variaciones estacionales: nuestro cuerpo necesita tiempo para adaptarse a los cambios climáticos y reacciona con cansancio, fatiga, somnolencia e irritabilidad.
  • Estilo de vida fluctuante: los malos hábitos (fumar, alcohol), la dieta desequilibrada, el descanso nocturno insuficiente pueden provocar agotamiento, somnolencia diurna y sensación de fatiga.
  • Las condiciones climáticas: la bajada o subida brusca de la temperatura o puede debilitar nuestro sistema inmunológico y hacer que nos sintamos más cansados.

Luchemos contra la fatiga causada por la influenza con algunas prácticas útiles

Veamos juntos algunos remedios para ahuyentar la fatiga. Encontramos carga y energía después de un período de gripe:

Dormimos al menos 7-8 horas por noche.

Para contrarrestar el debilidad post gripe sería apropiado quedarse en reposo y evite sumergirse en nuestra ajetreada vida durante al menos un par de días después de que disminuya la fiebre. De esta forma evitaremos posibles recaídas. De hecho, tras una patología infecciosa, la nuestra defensa inmunitaria pueden ser particularmente débiles y nuestro cuerpo está más expuesto a ataques de virus y bacterias.

Usamos ropa adecuada para cambios térmicos.

En el caso de que, por motivos laborales u otros, no sea posible alargar el período de convalecencia en el domicilio, es recomendable aderezo “cebolla” para prevenir cambios bruscos de temperatura puede tener repercusiones en nuestra salud aún precaria.

Seguimos una dieta variada y equilibrada

Para ayudar a nuestro cuerpo a recuperar su fuerza es importante seguir unaDieta variada y equilibrada, que proporciona la cantidad adecuada de vitaminas y minerales. Nosotros preferimos comida fresca como frutas, verduras, carbohidratos complejos y de fácil digestión como patatas, arroz y pasta. También incluimos en nuestra dieta porciones de carne magra o pescado. Preferimos cocciones ligeras y bajas en grasas.

Bebemos agua con frecuencia

Siempre es importante mantener una hidratación adecuada bebiendo agua mineral con frecuencia y en pequeños sorbos. De hecho, recordamos que el la fiebre es una de las principales causas de deshidración, especialmente cuando la temperatura corporal es muy alta durante unos días.

Usamos un complemento alimenticio específico

En asociación con la dieta, podemos utilizar un complemento alimenticio que nos proporcione la ingesta energética necesaria en períodos de gran fatiga física y mental. Elegimos un producto con una formulación equilibrada de vitaminas, minerales y otros nutrientes involucrados en diversos procesos biológicos que apoyan al organismo, como el selenio, para promover función normal del sistema inmunológico gracias al selenio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *