Salud dental: incluso los niños necesitan un dentista

Generalmente, tendemos a pensar que los niños no necesitan el cuidado de un excelente dentista. Después de todo, los dientes de leche, como sabemos, terminan cayéndose y siendo reemplazados por dientes fijos. Sin embargo, la verdad es diferente: incluso los dientes de los más pequeños deben revisarse y cuidarse. De hecho, entre las muchas condiciones que ocurren en la edad pediátrica, incluso encontramos la formación de caries, que se mueven rápidamente, causando dolor. Además, no hay que olvidar que es fundamental comprobar el correcto desarrollo de los dientes: cualquier problema podría provocar molestias y dificultades considerables, además de contrarrestar la fuga del diente subyacente, que debe permanecer durante toda la edad adulta. Aquí es donde entra en juego la odontología pediátrica. ¿De qué se trata?

Pedodoncia: cuando el dentista se ocupa de la salud dental del niño

Allí pedodoncia es una rama de la odontología, también denominada odontopediatría, que se ocupa de la prevención y el tratamiento de todos los trastornos y disfunciones odontoestomatológicas de pacientes en edad de desarrollo, es decir, de 2 a 16 años. A partir de esta primera definición, entendemos que se trata de una disciplina importante y esencial.

De hecho, cuando aprovechas el apoyo de un profesional experto, inmediatamente comienzas a mantener bajo control la salud bucal (y no solo) de niños y jóvenes, evitando la formación de caries, la acumulación de placa y sarro y asuntos relacionados. Además, se analiza cuidadosamente el crecimiento y desarrollo de los dientes, músculos y huesos maxilares y mandibulares, evitando así una serie de condiciones que, en una etapa avanzada, serían más difíciles de tratar o corregir.

Por eso, hablamos de prevención desde los primeros dientes de leche y seguimos al paciente durante el crecimiento, comenzando también a explicarle cuáles son los hábitos correctos de higiene bucal. Este último, tal y como se explica en el sitio web Sardiniadentalclinic.it en el apartado dedicado a la pedodoncia, debe integrarse lo antes posible en nuestro estilo de vida, incluso cuando todavía estamos ante la “dentición decidua”. Además del cuidado y atención a los dientes, los expertos se encargarán de ayudar a los padres a dar a sus hijos una educación veraz desde el punto de vista de la salud dental, explicando los detalles de la forma más adecuada y amigable para los niños.

Pedodoncia y las diferencias con la odontología “para adultos”

Claramente, cuando se trata de prevención e higiene bucal, las precauciones son las mismas, tanto para niños como para adultos. Es obvio que no usará hilo dental con su hijo, pero aún tendrá que prestar atención a su suministro (como debe ser para los adultos), evitando consumir cantidades excesivas de azúcar refinada y alimentos demasiado azucarados. Esto puede evitar tener que “luchar” con la caries dental.

En cuanto a los tratamientos de odontopediatría, destinados a promover la salud dental de los niños, conviene saber que son similares a los que se utilizan para los adultos. Sin embargo, por supuesto, las diferencias no faltan: habiendo sido especialmente desarrolladas para los más pequeños, la mayoría de las veces son mucho menos invasivas y no dolorosas.

A pesar de todo, incluso cuando el paciente se encuentra en edad de desarrollo, es fundamental actuar en cuanto se note la formación de una caries. De hecho, esto último podría dar lugar a problemas posteriores con la dentición permanente. Finalmente, es útil considerar que los niños también pueden sufrir pulpitis (infección de la pulpa dental) e abscesos. Por lo tanto, está claro que, si no existiera la pedodoncia, muchos niños y padres se encontrarían en dificultades. Precisamente por estos motivos, no se debe subestimar la importancia de esta rama de la odontología, ni la de los profesionales expertos en la materia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *