Sinusitis crónica, mucho más que un trastorno

Son muchas las personas que sufren de dolores de cabeza y una parte sustancial de estos dolores de cabeza se deben a la sinusitis crónica.
La sinusitis es una enfermedad inflamatoria que afecta las membranas mucosas de la nariz, los senos frontales y maxilares y el hueso etmoides.
La inflamación está provocada por el estancamiento de las flemas en todas estas partes, que juntas forman el llamado macizo facial.
Con la proliferación de bacterias, la flema se infecta y cambia su apariencia: de fluida y transparente se vuelve viscosa y amarillenta.
Es en esta etapa que causa dolores de cabeza y, a menudo, inflamación del trigémino.
Además, quienes padecen sinusitis crónica tienen dificultad para respirar por la nariz, otros fenómenos inflamatorios de diversa índole y dolor en la cara, especialmente donde se encuentran los senos paranasales.

Síntomas y causas de la sinusitis crónica.

La sinusitis se debe al estancamiento de la mucosidad que no se descarga correctamente por la nariz y, por tanto, se infecta.
A veces, una determinada conformación anatómica no permite la salida normal del moco.
En particular, en sujetos que tienen orificios de comunicación bastante estrechos entre la nariz y los senos maxilares, es fácil encontrar este problema.
El moco no puede salir, se estanca y acaba infectando.
Entre las personas más predispuestas se encuentran las que padecen alergia al polen y al polvo porque tienen una mucosa muy delicada y, por tanto, tienen más probabilidades de desarrollar una infección.
A veces, la sinusitis crónica puede desarrollarse después de un episodio bastante intenso de rinitis, que se descuida.
También se debe enfatizar que la contaminación y el tabaquismo contribuyen a crear las condiciones para la aparición de la enfermedad.

Diagnóstico y tratamiento de la sinusitis crónica.

Para estar seguro de que se trata de una sinusitis crónica es fundamental que un otorrinolaringólogo realice un diagnóstico fiable.
Por lo tanto, es necesario someterse a un examen especializado.
Algunos médicos proponen realizar una investigación más precisa mediante el uso de una video-fibroscopia de la nariz y la garganta.
Gracias a una cámara muy pequeña, es posible ver las condiciones de las membranas mucosas y entender dónde es necesario intervenir.
En algunos casos concretos se vuelve útil para la formulación del diagnóstico, incluso una tomografía computarizada del macizo facial pero es importante recurrir a este tipo de examen radiológico solo si el especialista lo considera indispensable.
Además de estas pruebas, siempre es recomendable asociar una prueba de punción, las llamadas pruebas alérgicas, para identificar las predisposiciones particulares del paciente.

Una vez comprobado el diagnóstico de sinusitis crónica, se realiza el contraataque utilizando, en primera instancia, fármacos.
Los antiinflamatorios en forma de spray nasal se encuentran entre los más utilizados. Seguido de cortisona y antibióticos, ambos tipos de medicamentos que deben ser recetados por el médico solo después de evaluar la oportunidad real.

Por otro lado, los aerosoles y los tratamientos de spa no ofrecen una contribución concreta a la mejora de las condiciones de quienes padecen sinusitis crónica, aunque siempre son muy populares.

Lidiando con la sinusitis crónica de una vez por todas

Algunas personas no encuentran el remedio adecuado para combatir la sinusitis crónica y la enfermedad acaba teniendo un impacto muy negativo en su vida, los fármacos no funcionan correctamente y la calidad del sueño también se ve comprometida.

En estos casos empezamos a plantearnos la posibilidad de recurrir a una intervención, que pueda solucionar definitivamente el problema de los orificios estrechos y el consiguiente estancamiento de la mucosidad.

Una de las cirugías más realizadas es la de Fess, que se realiza por vía endoscópica.
Lamentablemente, es una técnica bastante invasiva y la operación finaliza con la aplicación de molestos hisopos nasales, que nunca dejan un buen recuerdo a la hora de ir a sacarlos.

Afortunadamente, también existen otros métodos innovadores para tratar mejor la sinusitis crónica: la cirugía con láser y la sinuplastia con balón.
El primero resuelve la sinusitis vaporizando los tejidos afectados sin afectar las partes sanas, de forma indolora y eficaz.
El segundo usa un micro catéter conectado a un globo, que se introduce en la nariz y los senos paranasales para ensanchar los orificios de drenaje y aspirar el moco infectado.

Ambas intervenciones se realizan bajo anestesia local y solo unos pocos especialistas pueden realizarlas.
Entre estos pocos se encuentra el ejemplo válido del Dr. Alessandro Valieri, de Bolonia, otorrinolaringólogo especializado en el uso de la terapia con láser.
El láser es una alternativa interesante a la cirugía tradicional que ofrece resultados realmente sorprendentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *